Coaching Sistémico

Las personas, los equipos y las empresas son sistemas. Están formados por conjuntos de elementos interrelacionados entre sí para un objetivo común. A la hora de marcar objetivos, tomar decisiones y relacionarnos con los demás, hay que tener en cuenta las leyes y el orden propio de cada sistema, ya sea personal u organizacional. El coaching sistémico entiende a la empresa como un sistema formado por elementos que interactúan entre sí y que están interconectados, de forma que cada acción o decisión que toma uno de los miembros repercute en los demás y en todo el sistema.

Esta tipología de coaching permite ayudar a cada miembro de una organización a contribuir al conjunto del sistema y a lograr un equilibrio global. También sirve para detectar el origen de diferentes problemas o conflictos organizacionales, analizarlos y solventarlos.